DISCURSO DE LENIN

A LA JUVENTUD COMUNISTA

Articulo aparecido en La Voz y el Martillo nº4; Junio 1998




Extracto del discurso que pronunció Vladimir Ilich en el III Congreso de la Unión de Juventudes Comunistas de Rusia celebrado en Moscú del 2 al 10 de Octubre de 1920. Lenin señala la tarea de estudiar el Comunismo y formarse como Comunistas. Al resumir nos hemos tomado la licencia de omitir aquella parte del texto que no considerábamos de gran utilidad para nuestro ámbito.

(...) Es precisamente a la juventud a quien incumbe la verdadera tarea de crear la Sociedad Comunista. Porque es evidente que la generación de militantes educada en la sociedad capitalista puede, en el mejor de los casos, cumplir la tarea de destruir los cimientos de la vieja vida capitalista basada en la explotación. Lo mas que podra hacer es organizar un régimen social que ayude al proletariado y a las clases trabajadoras a conservar el poder en sus manos y a crear una solida base, sobre la que podra edificar únicamente la generación que empieza a trabajar ya en condiciones nuevas, en la situación en la que no existen relaciones de explotación entre los hombres (...)

Debo decir que estas tareas de la juventud en general, y de las Uniones de Juventudes Comunistas y demás organizaciones semejantes en particular, podrían definirse con una sola palabra: aprender (...). Solo transformando radicalmente la enseñanza, la organización y la educación de la juventud conseguiremos que los esfuerzos de la joven generación den como resultado la creación de una sociedad que no se parezca a la antigua, es decir, de la Sociedad Comunista (...).

Si el estudio del Comunismo consistiera únicamente en asimilar lo que dicen los trabajos, libretos y folletos comunistas, esto nos daría con excesiva facilidad escolásticos o fanfarrones comunistas, lo que muchas veces nos causaría daño y perjuicio, porque estas gentes, después de haber leido mucho y aprendido lo que se expone en los libros y folletos comunistas serian incapaces de coordinar todos estos conocimientos y obrar como exige realmente el Comunismo.

Uno de los mayores males y calamidades que nos ha dejado en herencia la vieja sociedad capitalista es el completo divorcio entre el libro y la vida practica, pues teníamos libros en los que todo estaba expuesto en forma perfecta, y la mayor parte de las veces esos libros no eran sino una repugnante e hipócrita mentira, que nos pintaba un cuadro falso de la sociedad capitalista. Por eso seria una gran equivocación limitarse a asimilar simplemente lo que nos dicen los libros del Comunismo (...).

Sin trabajo, sin lucha, el conocimiento libresco del Comunismo, adquirido en folletos y obras Comunistas, no tiene absolutamente ningún valor, ya que no haría mas que continuar el antiguo divorcio entre la teoría y la practica (...) Seria equivocado pensar que basta con saber las consignas comunistas, las conclusiones de la ciencia comunista, sin adquirir la suma de conocimientos de los que es consecuencia el propio Comunismo. El Marxismo es un ejemplo de como el Comunismo es resultado de la suma de conocimientos adquiridos por la humanidad (...).

No solo debéis asimilar esos conocimientos, sino asimilarlos con espíritu critico para no atiborrar vuestro cerebro con un fárrago inútil, para enriquecerlo con el conocimiento de todos los hechos (...) Si yo sé que sé poco, me esforzaré por saber más; pero si un hombre dice que es comunista y que no tiene necesidad de conocimientos solidos, jamás saldrá de él nada que se parezca a un Comunista (...) Esa es la tarea que tiene planteada cada comunista consciente, todo joven que se estime Comunista y comprenda con claridad que, al ingresar en la UJC [ léase UJCE-JCCM ], ha contraído el compromiso de ayudar al partido a edificar el Comunismo y de ayudar a toda la joven generación a crear la sociedad comunista (...) No basta con que debáis unir todas vuestras fuerzas para apoyar al poder obrero y campesino contra la invasión de los capitalistas; esto tenéis que hacerlo. Pero eso es insuficiente. Sois vosotros quienes debéis edificar la Sociedad Comunista (...).

Si no incorporáis a esta edificación del Comunismo a toda la masa de la juventud obrera y campesina, no construiréis la Sociedad Comunista (...) La tarea de la UJC [ léase de nuevo UJCE- JCCM ] consiste en realizar su actividad practica de modo que le permita, al aprender, al organizarse, al agruparse, al luchar, convertir en Comunistas a todos sus miembros y a todos los que la reconocen como guía (...) Ser Comunista significa organizar y unir a toda la generación joven, dar ejemplo de organización y disciplina en esta lucha (...) Solo trabajando con los Obreros y Campesinos se puede llegar a ser un verdadero Comunista.

( Extraido de “Rebeldía y Compromiso” Órgano de expresión de la Juventud Comunista de Extremadura. Junio de 1996. Número 0.)



Volver al Menú de La Voz y el Martillo